¿Por qué elegir un colchón viscoelástico?

¿Por qué elegir un colchón viscoelástico?

El descanso es uno de los temas que más nos conciernen.  Y no es para menos, puesto que de este depende nuestra salud y bienestar. Hay estudios que afirman que tener mala calidad en el sueño o no dormir lo suficiente incrementa el riesgo de tener hipertensión o enfermedades cardiacas, entre otras. Así pues, para descansar bien, es importante escoger un buen colchón.

A continuación vamos a describir las características de los colchones viscoelásticos, uno de los más conocidos.

Características de los colchones viscoelásticos

Seguro que has escuchado hablar de los famosos colchones viscoelásticos, pero…¿seguro que sabes lo que es?

Pues bien, viscoelástico es un material sintético, elaborado con un material viscoso a la par que elástico. Fue desarrollado por la NASA en los años 70 y poco a poco se fue introduciendo en más elementos hasta llegar a la industria del descanso. Se caracteriza por su alto grado de adaptabilidad, de hecho al ejercer presión al tumbarnos se adapta a la ergonomía de nuestro cuerpo. Y al levantarnos, el material recupera su forma habitual.

Espuma viscoelástica de un colchón 

Una de las características más importantes es la temperatura. Este tipo de material no genera frío, pero tampoco calor. No obstante, como hay cientos de modelos en el mercado, podemos escoger uno que cuente con tratamientos para transpirar el tejido. Por otra parte, se pueden colocar en cualquier base. Aunque deberemos tener en cuenta que la elección de esta repercutirá en la firmeza del colchón.

Y si algo hay que destacar de este material es su durabilidad. Un colchón viscoelástico estará con nosotros mucho más tiempo que uno tradicional. Esto se debe a que los materiales con los que se fabrican son de primera calidad y se mantienen de manera óptima durante mucho tiempo.

Para saber si estamos ante un buen colchón o no, es importante medir su densidad. Una densidad alta, media o baja repercutirá en la firmeza del colchón. No obstante, no a todos nos gustan los mismos tipos de colchones. Habrá quien prefiera una densidad baja y un colchón más mullido y otros se decantarán por un colchón más duro y, por lo tanto, una alta densidad.  Recuerda que la firmeza de un colchón no está relacionada con la calidad del material, sino que es la sensación que tiene el cuerpo al tacto con este. La medida utilizada es kg/m3. La densidad media debe situarse entre 45 y 75kg/m3. Mientras que la baja se considera entre 18 y 40 kg/m3 y la alta será toda aquella por encima de los 80kg/m3.  Ten en cuenta tus gustos antes de escoger un colchón u otro.

Para finalizar, debemos saber que hay dos tipos de colchones viscoelásticos. Los espumados y los moldeados. Cada uno de ellos sufre un proceso de fabricación distinto, por lo que tienen características distintas. El primero nace como resultado de su composición química y se caracteriza por tener los poros abiertos, la recuperación del material es más rápida porque hay una mayor circulación de aire. El segundo  tiene los poros cerrados, por lo que el aire entra y sale con mayor dificultad y el material viscoelástico se suele notar mucho más porque la recuperación es más paulatina. Elegir uno u otro dependerá de nuestros propios gustos personales, pero déjate siempre aconsejar por profesionales.

Si quieres comprar un colchón viscoelástico, lo ideal es contactar con un especialista. En Somnus tenemos a tu disposición muchos modelos de colchones fabricados con este tipo de material.

Tenemos viscoelásticos de alta gama como el modelo Milenium, caracterizado por su material viscoelástico en el núcleo o el modelo Viscofert, algo más asequible pero igualmente de muy buena calidad. Ven a visitarnos y estaremos encantados de aconsejarte.

Deja tu comentario

* Nombre:
* E-mail: (No se publicara)
   Website: (URL con: http://)
* Comentarios:
Escribir Codigo